domingo, 29 de marzo de 2009

Evaluación


Soy un asiduo del blog de Miguel Ángel Santos Guerra, El Adarve, del que leo con interés los artículos de educación. En esta ocasión, y supongo que por el periodo en que nos encontramos, el tema era la evaluación, en el artículo "Las mangas del chaleco". No he podido sustraerme a incluir textualmente unas líneas de su reflexión final, pues describen fielmente lo que para mi significa la evaluación:

"Hay muchos docentes que están más atentos a procesos que a resultados, que hacen una evaluación que va más allá de la simple calificación o de la sucinta medición. Hay muchos docentes que convierten la evaluación en una ocasión de diálogo, de comprensión, ayuda, aprendizaje y mejora. Sobre todo en una experiencia de encuentro en el que todos aprenden. Una experiencia exigente y profunda que es realmente educativa."

A esto yo añadiría, que es un proceso que no debe limitarse a los momentos puntuales de fin de trimestre, sino que se debe extender a todos los días. La evaluación final de un trimestre, debe ser la primera actividad de aprendizaje del trimestres siguiente.

Es, quizás, la evaluación lo más difícil del proceso de enseñanza, por ello, lejos de ignorarla, debemos poner nuestro esfuerzo en mejorar nuestra competencia en ella. Esa es la lectura de la imagen que encabeza esta entrada, extraída de un artículo anterior del mismo autor, y que tenía ganas de difundir.