martes, 12 de febrero de 2008

Releyendo la prensa

Dos artículos de prensa me han llamado la atención hoy y me han hecho reflexionar.


El primero de ellos, que supongo que con tratamiento más o menos a favor o en contra, aparecerá en todos los periódicos, es la de reducir la edad penal de los 14 a los 12 años. Si un niño o niña, con 12 años tiene que estar delante de un juez, es que han fallado demasiadas cosas antes, y me parece muy cómodo hacer pagar la culpa al más débil en este caso. Habría que condenar en primer a los padres por la dejadez en su educación, a la escuela por no denunciar antes la situación y a la administración, por no poner los medios de corregirlo cuando se está a tiempo.

Podría considerar aceptable la propuesta, si se potenciasen las medidas correctoras, pero esas sólo quedan escritas en papel, y la responsabilidad se va diluyendo en los distintos estamentos.

De todas maneras, creo que ya lo han expresado mejor que yo antes, y una autoridad que vive el problema en su punto final, con la perspectiva de todo lo que ha fallado anteriormente. Me refiero al juez de menores Emilio Calatayud, cuya intervención puedes ver en una de mis primeras entradas.

El segundo artículo corresponde al "El País": No es la hamburguesa, niños, es el deporte. Me ha llamado la atención, porque en el momento en que surge algún problema en relación con los niños enseguida se enfoca hacia el colegio.

En este caso somos responsables de la obesidad, pues no se dan suficientes horas de Educación Física, y además hay muchos contenidos teóricos. En esto, como en el resto de temas, da la impresión que la única responsable de los niños es LA ESCUELA, pues se debe ocupar absolutamente de todo, para que ni el resto de la sociedad, ni los progenitores tengan ningún problema con ellos. Educar a los niños en todo, incluida la salud, es una tarea de todos: en primer lugar de los padres, la sociedad y la escuela. En 5 ó 6 horas diarias, salvo fines de semana, no se puede abarcar todo, a ver si vamos a descuidar la lectura y luego ya sabemos...